0

Nadie te enseña

Existen unos seres que pocas veces vemos en la calle pero que sin ellas no habría mundo. No salen en el periódico, poco hablan de ellas en el telediario. Están escondidas dentro de sus hogares y lo que puede parecer algo maravilloso para las que pasamos el día fuera deseando llegar a nuestro sofá, para ellas se convierte en una condena. Una habitación de cuidados, una jaula, una jaula llena de amor.

Son mujeres que olvidaron peinarse, mujeres que esperan y aguantan si tienen mal una muela para no ir al dentista y no molestar a otros. Mujeres que disimulan su cojera andando estiradas cuando el dolor de espalda ya no hay antiinflamatorio que alivie.

Cada día es igual al anterior, amanece y anochece entre toallitas, suero, cremas, guantes y jarabes… Solo saben distinguir el fin de semana pues ese día hay más gente en casa.

Esas mujeres han cambiado sus zapatos de tacón por zapatillas, sus abrigos y pañoletas de flores, por polares rosa fucsia.

Han cambiado su vida, para cuidar otra.

No hicieron cursos de enfermería pero saben perfectamente cuándo hay décimas de fiebre, nadie les enseñó a usar una jeringa y ahora hablan en mililitros.

No protestan ni un solo día, es algo que han decidido e intentan abarcarlo todo en todo momento. Les cuesta pedir ayuda, parece que también lo han olvidado.

Cuando todo eso termina, cuando llega la hora y esa habitación queda vacía, se abre la puerta. Ellas ya pueden salir, pero… ¿Qué pasa ahora?

El mundo ha cambiado, va muy deprisa, hay que volver a vestirse, a calzarse, hay que subirse a buses,… Volver a la compra, a tomar cafés en terrazas, a clase de pilates, hay que VIVIR.

¿Quién enseña a volver a vivir a esas mujeres?

IMG_20181002_152403Fotografía Barriguita Despeinada

Anuncios
0

Ella se fue con ellos

Estoy muy triste con la sentencia del caso “La Manada”, muy decepcionada como el resto de este país, pero no voy a escribir mucho, solo una cosita que me hizo hervir aún más la sangre.

No he visto los vídeos, no he estado en la sala, no he visto las pruebas, pero quiero hablar de una frase que se ha escuchado bastante estos días: “Es que ella se fue con ellos”.

Claro, igual tenemos el concepto erróneo de violador rollo peli antena tres. Un hombre chungo, con capucha en una esquina de noche apuntándote con una navaja entre la niebla y no estos cinco majetones guapetes.

“Ella se fue con ellos”. Me da igual que ella se diera unos besos antes con uno de ellos, que se fuera caminando de risas con los cinco, me da igual que entrara en ese portal, en un principio, dispuesta a tener relaciones sexuales con ellos, uno a uno, todos juntos, todos con todos, me da igual, es su cuerpo, es su decisión.

Pero si en el primer minuto uno, de todo ese “jolgorrio” (como describió uno de los profesionales las imágenes) esa chica ya no está a gusto, ya no está disfrutando, ya no está. Eso a mi ya me basta, la están violando.

Pero si eso no bastara, si después de terminar de penetrarte por todos tus orificios, se van, te dejan tirada, desnuda en un portal. Te sacan tu móvil, mandan los vídeos donde se ve todo eso al resto de machunos (que no se quien me da más asco si los cinco que participaron activamente o el resto de cavernícolas que les ríen el acto) pues tampoco llega.

No es violación. No te defendiste chica, no gritaste “NO”, no intentaste sacar el spray de pimienta casero, ni diste esas patadas que aprendiste en tu clase de defensa feminista de martes y jueves, no sacaste la navaja… No hiciste nada. Como si no hacer nada, no lo fuera todo.

No te defendiste y encima después de un par de semanas, tienes la genial idea de seguir compartiendo cosas alegres en las redes sociales, canciones, fotos,… Se te ocurre bajar con tus amigas a tomar algo, irte de vacaciones… vivir.

Continuar viviendo, y celebrando la gran suerte de estar viva y que no te mataran al terminar de correrse esos cinco ignorantes, que han sido educados en esta sociedad machista donde mientras no comencemos a educar en igualdad, se creerán con el derecho de que la mujer somos su propiedad y por ello, seguirá habiendo abusos, perdón, VIOLACIONES.

20180426-636603744881012021_20180426212341-k0vF-U443021447759xlD-992x558@LaVanguardia-Web

1

Preparadas, listas,…YA!!

De un tiempo a esta parte (mucho me gusta esta expresión) me da la sensación que estamos concursando para ganar un algo, una especia de trono, o igual una corona y una banda con purpurina, quien sabe.

No recuerdo haberme inscrito en tal concurso, pero me hacen participante diariamente aún sin quererlo.

Voy a hablar desde mi propia experiencia y vivencias, como siempre suelo hacer, quiero que quede claro una vez más.

Hace dos años, escribí una entrada que se llamaba  “Consecuente”, donde analizaba un poco las cosas que hago y no hago por un mundo mejor en temas de compra, reciclar,.. Ahí ya barrené bastante sobre todo ello. Ahora al releerlo, añadiría una nueva sección y es el FEMINISMO. Ahí empieza ese concurso en el que parece que se apunta una y en el que se da por hecho que si muestras tus opiniones públicamente ya tienes que seguir un patrón, eres así, como algo muy definido, una figura perfecta y no te puedes salir de esa forma, de esa especia de molde.

Pero voy a ir al meollo de por qué esta entrada, estoy hasta la peineta de escuchar comentarios del tipo “Te vas de…pero luego bien que” no hay frase más fea que esa. Primero, yo no me voy de nada, yo puedo pensar de una manera e intentar vivir lo mejor que puedo y se. Yo no tengo una etiqueta en mi frente diciendo todo aquello que soy, pues creo que todxs somos muchas cosas y entre ellas intento ser una mujer libre dentro de lo libre que se puede ser en esta sociedad.

Me gustan cantantes que defienden los dichosos toros, actores que presuntamente pegaron a sus mujeres, y directores que representan muchas veces en sus películas a la mujer como un cliché.

Critico el amor romántico, si, y llevo años llorando cada vez que veo en navidad a Rick en la puerta de Keira Knightley con esos cartelotes diciéndole que la quiere.

Estoy en contra de todos los venenos de higiene íntima y me hago la láser en las piernas, cosa más cómoda no encontré (me la haría por más zonas si tuviera más dinero).

Lo que quiero decir con todo esto, es que me gustaría que cada persona pueda hacer lo que realmente quiera y se sienta cómoda, iremos cambiando de creencias o no, pero opino que eso ya es una tarea tan complicada, nos puede llevar toda una vida como para tener que estar perdiendo el tiempo justificándose, demostrando ser correcta y moralmente la mejor, ¿Mejor qué?.

Cúbrete las canas, déjate el bigotillo, toma antibióticos, usa la copa luna para abonar tus plantas, ponte tacón, espera sentada a que un Patrick te diga: “no permitiré que nadie te arrincone”,

pero por favor, guárdate el adoctrinamiento. No te creas mejor que nadie por hacer las cosas de otra manera.

be4b017f4c391971f5937898a811c9c3

Ilustración Ana Müshell

 

1

Hay días que no sé

Hay días que no sé si eres tú o eres la otra mujer.

No tengo miedo a esta persona nueva y desconocida que también llamo abuela, como tú no me tienes miedo a mi ni a los que viven contigo en una casa que dices que no es la tuya.

No le tengo miedo porque tiene tu cara fría y suave, tiene tus manos con tus dedos torcidos por el reuma y me dice “nena” y “vaste queimar” igual que tú.

Pero no estás ahí, ha venido otra persona, otra mujer distinta. Esa mujer es alegre, se ríe, es cariñosa. Esa mujer es curiosa, quiere ver cosas nuevas, quiere ir a sitios, expresa sus dudas, cuenta historias.

Nos estamos volviendo a conocer, es como si alguien ocupara un cuerpo que antes estaba lleno de amargura, siempre alerta, siempre fuerte. Una mujer ruda que madruga para atender a los animales, para cuidar su huerta, enderezar las judías, sacar las malas hierbas de los tomates. La que se adelanta al sufrir, la que piensa que solo van a pasar cosas mala, la que nos cuida y no descansa.

Esto nuevo que está pasando que quizá pueda parecer triste, no me da pena, pareces más feliz en tu mundo inventado, quizá todas tendríamos que tener ese espacio, ese rincón al que irnos de vez en cuando. Lo más duro es que muchas veces ya no se vuelve y el resto seguimos aquí siendo actores y actrices de tu obra, sin un guión, sin saber en qué escenario nos tocará actuar mañana.

Dicen que las demencias en la gente ya más mayor, es como llegar a un punto en la vida y volver a empezar pero hacia atrás, que todo es cíclico. Se desaprende poco a poco lo que aprendimos, se vuelve a los primeros años de vida y se termina cerrando los ojos en cama, tranquilas, debajo de una manta, en posición fetal.

Yo quiero que tu infancia sea igual de feliz que la mía, que te sientas igual de tranquila como aquellas noches en las que tenía miedo y te metías en mi cama hasta que me dormía.

Te toca descansar a ti, dejar de cuidar, dejarTE cuidar y reír ahora las veces que la vida no te lo ha permitido.

Respira, ya estás en casa.

20161119_131313

Mural: Yoseba Muruzábal, serie “Fenómenos do rural”.  Fotografía Barriguita Despeinada

0

El viernes estuvimos de cumpleaños, hace tres añitos que abrí este rincón tan personal del que os he hecho partícipes, me parece mentira que todas esas ideas, reflexiones escritas en libretas durante años y años, se ordenaran de tal manera que naciera esto.

Soy consciente que escribir no es lo mío, quiero transmitir muchas cosas juntas y no lo hago bien, me sobran puntos suspensivos, me faltan comas, acentos,… Es un poco “quiero y no puedo” pero como lo quise mucho, pude y aún de mala manera, lo estoy haciendo.

Durante el primer año, mitad casi del segundo conseguí hacer cada domingo una entrada nueva, me lo tomé como un reto personal, pues si me habéis leído estos años, por ahí dejo claro varias veces que “nunca termino lo que empiezo”.

En estos tres añitos, me han publicado en dos revistas (y estoy que aún no me lo creo): Píkara Magazine y Revirada Revista Feminista. Se han interesado por mi otras dos de las que aún no se qué pasará y salté a la radio de la mano de Sin Etiquetas un programa de CUAC FM (radio comunitaria de mi ciudad) donde cada lunes leo una de mis entradas.Es más de lo que podía pensar, mucho más! Estoy muy feliz por ello!!

Pero lo que me hace más feliz es cuando me contestáis y me hacéis ver que estáis ahí de alguna manera, que no escribo solo para mí, que como terapia me ha venido muy bien, para qué negarlo!. Me emociona saber que en algún momento me dejáis entrar en vuestro día a día y me leéis, que lo que leéis os mueve de alguna manera, para bien o para mal. Me encanta saber que lo que escribo, lo vivisteis si no igual, parecido, que también tenéis esos miedos, que estáis luchando al igual que yo por “aprender a quererse”.Me enorgullece compartir así este rincón, haciendo que tenga aún más sentido.

Últimamente estoy un poquito más vagoneta y no doy publicado, este 2017 aún no lo estrené, tengo ideas sueltas sobre varios temas, pero no desarrollé nada.

Prometo que será pronto, un domingo próximo os sorprenderé de nuevo.

Dar las gracias a las personas que colaborasteis cuando así os lo pedí de “firma invitada”, siendo consciente lo que cuesta sentarse, ordenar pensamientos y escribir. Gracias de verdad.

Para terminar, dar un gracias más grande aún a las personas que me animaron en el comienzo, sin ese empujoncito, no existiría este rincón, gracias de corazón a: Caxoto, Carmen, Taida, mis niñas de Cambre,… y a las que me siguen apoyando y sufren mis audios antes de publicar: Ire, Gema, Vane.

GRACIAS, “Otra cosita” es ya de todas nosotras.

faro

Playa de Reira, Camariñas. Fotografía Barriguita Despeinada

0

Rarezas III

Ya hacía tiempo que no continuaba con esta “saga” de Rarezas. Aquí viene otra de esas rarezas confesables que me apetecía compartir.

Lloro mucho, y cuanto más avanzan los años, más lloro. Al principio me daba vergüenza, lo intentaba disimular sonándome rápido, metiéndome en algún baño, pero ahora ya no me escondo, soy de lagrimeo fácil. Si estoy con gente con la que tengo poca confianza y sucede algo que me emociona, aviso y lloro.

Una película, una canción, una despedida, un reencuentro,… Lo que más me hace llorar es la solidaridad de las personas, también sus logros las conozca o no, la gente que lucha y consigue algo, o sin conseguirlo… pero luchó.

Cuando veo el telediario siempre hay una o dos noticias de ese tipo, gente altruista que hace algo por los demás es lo que más me emociona. No puedo evitar ver la noticia con un nudo en la garganta hasta que se deshace en forma de lágrimas.

No solo las noticias de superación, la gente mayor es el segundo motivo de lagrimeo. No sabría decir el porqué, no es que sienta pena, es más bien el sentimiento que generan en mí, situaciones en donde alguna persona mayor lo pasa mal, es difícil de explicar.

Cada uno sabe hasta donde puede o no llegar y está claro que con personas mayores no podría trabajar, no sería sano. Me produce un sentimiento de angustia en el pecho enorme ponerme en su lugar y lo paso realmente mal. Aún recuerdo unas navidades en las que me fui a trabajar con 100 personas solas, fue llegar y ver a toda esa gente sola, saber que no tenían con quien pasar esas fechas tan señaladas las ellas, ya me produjo un nudo en la garganta que al paso de los días se me olvidó y la verdad es que nunca me reí tanto y es una experiencia que no voy a olvidar nunca, pero de entrada me costó mucho aceptarlo,

Son pequeños detalles los que me producen ese llanto, no en los momentos más esperados (va a sonar muy mal) pero una espera ponerse a llorar cuando ve noticias de catástrofes, guerras,… por desgracia creo que es algo que he tristemente normalizado tanto, que no me produce ese llanto repentino (no digo con eso que no se me muevan cosas por dentro) es sensación distinta.

Por poner un ejemplo para concretar algo: ver a una señoriña que trae la chaqueta al revés con la etiqueta fuera y que estuvo así todo el día, ver un señor con los playeros míticos blancos que heredó de algún nieto de finales de los noventa y aún lleva las anillas de bebidas metidas entre los cordones, no se, son como fotografías en mi mente que me dan como mucha ternura, una pena grande.

Una de las veces que más lloré sin sentido fue en una especie de romería en donde había mucha gente mayor y un señoriño pasaba por debajo de un puesto con un gran toldo. En ese momento una de las dependientas, golpeó hacia arriba la lona para vaciar del agua de la lluvia y se le cayó todo al señor por encima. El hombre se quedó quieto en el sitio mirando su traje chaqueta empapado y después miró para los lados para ver si alguien se diera cuenta de que estaba totalmente calado de arriba a bajo. Pues yo viendo eso en la distancia me puse a llorar cual loca, con un dolor en el pecho que quienes me vieron pensaron que pasara algo grave, nada me extraña.

Y así, otra rareza más que quiero pensar que a más gente le puede suceder, si no igual, algo parecido.

Mal de muchos…

6a01901eab541a970b019aff53c134970d-500wi

Ilustración “Llorar mares y que se te queden dentro”, Paula Bonet.

1

Jóvenes con palpitaciones

¿Es mi imaginación o cada vez estamos peor?

Me da la sensación que cada vez estamos más inestables emocionalmente, si es que se puede definir así.

Con la gente con la que me encuentro mencionamos palabras comunes como: estrés, ansiedad, palpitaciones, fobias, intolerancias repentinas, mareos, temblores de manos, … por no hablar de insomnio, diazepam, clonazepam…y otros más –pam.

Por otra parte, también veo que es época de buscar terapias alternativas para estar tranquilas, para vaciar la mente, poder evadirse, desconectar, focalizar y aprender a dar importancia al aquí y ahora. ¡Qué difícil ponerlo en práctica!

Pero de qué puede servir eso si el día a día es ir un campo de batalla constante donde llegar al sábado es la meta semanal.

Gente desde primera hora de la mañana corriendo de un trabajo a otro llegando a tener hasta cuatro distintos al mes y no alcanzar aún así un mínimo para cubrir los gastos.

Gente trabajando más de 8 horas y estudiando de madrugada, gente preparando por la noche el material que utilizará en su trabajo de la siguiente mañana, gente sin tiempo para si misma y para las otras personas.

¿Qué nos está pasando?

Nuestra cultura nos inculca el miedo a perder el tiempo, pero en verdad es que la aceleración nos hace desperdiciarlo, desperdiciar lo que realmente nos hace “sentir y vivir”.  Queremos hacerlo todo y más y más pero aún nos faltan horas del día.

Me da la sensación que seremos personas mayores tristes, que no hablaremos con añoranza de esta época que nos tocó vivir, pues la recordaremos vagamente de lo rápido y mal que la estamos aprovechando.

sin-titulo

Illas Cíes. Fotografía Gema Santos